¿Qué condiciones climáticas determinan al Área Marina Costera Protegida Isla Grande Atacama?

En la zona costera de Atacama, los flujos de barro y detritos se originan en las
quebradas y cauces habitualmente secos de la Cordillera de la Costa y se componen de
materiales gruesos inmersos en una matriz de sedimentos finos y agua; según Hauser
(1993) en este tipo de flujos alrededor del 68% en peso corresponde a materiales sólidos
que son puestos en movimiento por la acción del agua que actúa como un soporte activo.

Las quebradas de las cuencas costeras del área en torno a Caldera, tienen un
régimen que está determinado por la actividad pluvial ocasional que ocurre en invierno; las
lluvias son esporádicas, con recurrencias de 10 años asociadas a eventos El Niño; se
caracterizan por su torrencialidad y por concentrarse en cortos períodos de tiempo de 24
horas o menos, habiéndose registrado hasta 40 mm de lluvias en 24 horas; dicho monto es
el valor umbral de la intensidad de lluvias críticas que activan deslizamientos y remociones
en masa en el área.

En la costa de Atacama, las surgencias ocurren frente a promontorios o puntas
rocosas, siendo estos lugares geográficos que potencian la generación, propagación y
dispersión de las surgencias desde la costa hacia mar adentro. En este sentido, la morfología
del litoral de la región de Atacama presenta condiciones favorables para la generación de
focos de surgencias, destacando el cabo Bascuñán y Punta Patillos localizadas al sur de la
región; y Morro Copiapó ubicado al sur de Bahía Inglesa y Caldera, sectores que presentan
temperaturas inferiores a 13°C cercanos a la costa.

Además, se generan otros procesos asociados a las surgencias costeras tales como, los filamentos y remolinos los que son
generados al existir una gradiente de temperatura entre el sector costero y el mar adentro.
La finalidad de estos procesos es la dispersión y propagación de las temperaturas más frías
en superficie desde la costa hacia el mar adentro.

La presencia de surgencias en estos lugares generan un ecosistema compuesto por
variadas especies pues las aguas subsuperficiales de origen más frías que ascienden hacia
aguas superficiales, son ricas en nutrientes. Precisamente por esta cualidad desarrollada
alrededor del Morro Copiapó, es que en el año 2005 se creó el Área Marina y Costera
Protegida de Múltiples Usos – Isla Grande de Atacama.

En la costa de Atacama, las surgencias ocurren frente a promontorios o puntas
rocosas, siendo estos lugares geográficos que potencian la generación, propagación y
dispersión de las surgencias desde la costa hacia mar adentro. En este sentido, la morfología
del litoral de la región de Atacama presenta condiciones favorables para la generación de
focos de surgencias, destacando el cabo Bascuñán y Punta Patillos localizadas al sur de la
región; y Morro Copiapó ubicado al sur de Bahía Inglesa y Caldera, sectores que presentan
temperaturas inferiores a 13°C cercanos a la costa. Además, se generan otros procesos
asociados a las surgencias costeras tales como, los filamentos y remolinos los que son
generados al existir una gradiente de temperatura entre el sector costero y el mar adentro.
La finalidad de estos procesos es la dispersión y propagación de las temperaturas más frías
en superficie desde la costa hacia el mar adentro.

La presencia de surgencias en estos lugares generan un ecosistema compuesto por
variadas especies pues las aguas subsuperficiales de origen más frías que ascienden hacia
aguas superficiales, son ricas en nutrientes. Precisamente por esta cualidad desarrollada
alrededor del Morro Copiapó, es que en el año 2005 se creó el Área Marina y Costera
Protegida de Múltiples Usos – Isla Grande de Atacama.

Fuente: Guía de Manejo Geositio Fosilífero Bahía Inglesa  

Publicado en Geologìa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *